Nuestra mente es muy poderosa. Los expertos proclaman que no la estamos explotando al cien por cien. Y aunque cada día se estudia y avanza más para conseguir aprovechar su máximo potencial, lo cierto es que no sabemos muy bien cómo conseguirlo.

Las preguntas pueden ayudarnos a ello. Ese es el poder de las preguntas. Nuestra mente es un poderoso ordenador que procesa para buscar soluciones a las preguntas que les planteamos. Si no le efectuamos esas preguntas porque pensamos que no existen las respuestas, nuestra mente no trabajará para encontrarlas.

Tenemos que poner a trabajar a nuestra mente. Formularnos preguntas y darnos tiempo para que las respuestas lleguen. Incluso es muy posible que esas respuestas ya estén, pero que no estemos preparados para escucharlas y entenderlas.

Empieza con el porqué

El Una de las preguntas más poderosas que debe regir nuestras vidas es ¿Por qué? En su libro “Empieza con el porqué” de Simon Sinek, expone la importancia de tener siempre claro el porqué de todo lo que hacemos. Aunque el autor lo aplica a las empresas, es un concepto que se puede generalizar a todos los aspectos de nuestras vidas. 

Nuestras vidas tendrán mucha más coherencia y obtendremos mejores resultados si tenemos un fuerte porqué. Simon Sinek detalla es su libro el concepto del “círculo dorado”. Se trata de un círculo con tres capas. La primera capa, núcleo de círculo, es donde debe estar nuestro “porqué”. En la segunda capa, rodeando al “porqué” estarían el “cómo”. 

Y finalmente en la tercera capa, rodando el “cómo” se encontraría el “qué”. ¿Y por qué es este concepto tan poderoso? Porque la mayoría de las ocasiones no tenemos muy claro el “porqué”, pero directamente nos vamos a “qué” puedo hacer y nos enredamos en muchas cosas que no nos llevan a dónde queremos ir.

Porqué, cómo y qué.

En la sociedad actual nos venden muchos “qué”. Si haces esto, lograrás felicidad, si haces aquello tendrás fama, si haces lo de más allá, logras éxito. No dejamos engatusar y al final hacemos muchas cosas que no nos llevan a ningún sitio simplemente porque no tenemos claro el “porqué”. 

Negocios que empiezan sin tener claro su “porqué”. Reuniones o charlas que van de un tema a otro simplemente porque no tienen claro su “porqué”. Estrategias de empresas que se hunden por falta de su “porqué” esencial. Trabajadores que dedican mucho tiempo a realizar tareas innecesarias y no realizar las fundamentales porque nadie ha expuesto el “porqué” de la empresa. 

Si deseamos potenciar nuestros resultados debemos empezar clarificando el “porqué”. Posteriormente buscar y analizar el “cómo”. Para finalmente buscar el mejor “qué” alienado con todo lo anterior.

¿En qué puedo mejorar?»

Otra pregunta muy poderosa que nos pueden ayudar a tener éxito si la planteamos de forma recurrente es ¿En qué puedo mejorar? Negocios han alcanzado una enorme prosperidad con el simple hecho de ir preguntando constante cómo pueden mejorar e ir aplicando progresivamente estas mejoras. 

Son mejoras pequeñas, pero aplicadas de forma constante pueden llegar a crear grandes diferencias. De forma similar lo podemos aplicar en el ámbito personal. Preguntarnos en que puedo mejorar cada día e ir instalando esas mejoras de forma constante.

A continuación, se relacionan algunos ejemplos de preguntas que nos pueden suponer una gran ayuda para nuestro éxito:

Algo mejor cada día

·        ¿Cómo puedo convertir este hecho en una oportunidad para mí?

·        ¿Qué es lo único que puedo hacer que suponga un gran impacto y gracias a lo cual todo lo demás es más fácil o innecesario?

·        ¿Cómo puedo aportar valor a los demás?

·        ¿Hay ámbitos de mi vida que me producen malestar y me gustaría mejorar?

·        ¿Hay algún conocimiento que no tengo y cuya carencia me impida conseguir más logros?

·        ¿Qué he aprendido hoy?

·        ¿Estoy eligiendo tener estos pensamientos o soy una víctima de lo que aparece en mi mente?

·        ¿Has detectado ya ese sueño te que inspira y emociona exaltando tu corazón de alegría y entusiasmo?

·        ¿En manos de quién estoy dejando mi felicidad?

·        ¿De qué manera puedo impregnar lo que hago de significados que me apasionen?

·        ¿Tengo claramente establecidos las normas que quiero alcanzar en todos los aspectos de mi vida?

·        ¿Mis amigos me ayudan a conseguir mis sueños o por el contrario se encargan de destruirlos?

·        ¿Qué es lo que necesito proponer a mi familia o socios para estar mejor?

·        ¿Estás pensando que ya es demasiado tarde para empezar eso que, dentro de diez años, quizás sientas que era tu mejor momento para hacerlo?

·        ¿Cuánta paz podrías ganar diciéndole “basta” al resentimiento y dándote la oportunidad del perdón?

·        ¿Qué pensamientos generan dolor en tu vida? ¿Cómo podría cambiarlos?

·        ¿Qué tres cosas valiosas tengo para ofrecer y que mis amigos, mi pareja, mi jefe o el mundo desconocen?

·        ¿Cómo puedo unir mi talento con las necesidades de la gente?

·        ¿Cómo puedo mejorar como persona?

·        ¿Cómo puedo aportar alegría a los demás?

·        ¿Qué debería hacer más en los años venideros? ¿Qué debería hacer menos?

·        ¿Hacia dónde me llevan mis hábitos?

·        ¿Hacia dónde me llevan mi entorno social?

·        ¿Qué puedes eliminar de tu vida para mejorar?

·        ¿Cómo pensaría y actuaría la persona que deseo ser hoy?

·        ¿Sus obligaciones son reales o imaginarias?

·        ¿Qué estás evitando solo porque sabes que la respuesta es dolorosa?

·        ¿Estoy escalando la montaña correcta?

·        ¿Qué es lo que realmente deseas tener el coraje de hacer?

·        ¿A qué me aferro que necesito dejar ir?

·        ¿Importará esto en seis meses?

·        ¿Cómo sabría si mis creencias son equivocadas?

·        ¿Cómo puedo aprovechar al máximo esto?

·        ¿Estoy orgulloso de lo que elijo ser?

·        ¿A quién conozco que pueda ayudarme con esto?