¡HAZ TU MENTE FUERTE!

1 No te hables mal nunca. Nuestro cerebro no sabe distinguir lo que es real de lo que es ficción, puedes cambiar tu fisiología únicamente con tu pensamiento, cuando tienes un sueño excitante tu fisiología cambia de la misma forma que cuando imaginas tu plato favorito...